Un holguinero pierde una pierna por disparos y una golpiza de la Policía


Ignacio Calderín Campos, de San Germán, Holguín, ha perdido una pierna después de que, según su familia, la Policía le disparara y lo golpeara. Supuestamente, el pasado 27 de enero los agentes lo confundieron con uno de los prófugos que trataban de capturar en un operativo en la zona boscosa de Romerillo.

"Mi hermano fue baleado y luego golpeado en el suelo con mucha saña por uno de los policías, que solo se detuvo porque su compañero reconoció a Ignacio y le dijo que no era un prófugo, que parara", denunció su hermana, Mirta Isabel Calderín.

"Quien le disparó fue el propio jefe de la policía de San Germán y el que lo golpeó fue el segundo jefe", aseguró la mujer. "Luego de la confusión, ni siquiera utilizaron el carro en que andaban para llevarlo al hospital, sino que lo montaron en un carretón sucio que demoró muchísimo en llegar mientras perdía sangre".

"Lo remitieron para Holguín, al Clínico Quirúrgico, a donde llegó casi muerto, con tres puntos de hemoglobina", añadió

"Lo operaron enseguida, pero quedó infectado con una bacteria que le afectó aún más la pierna", relató Mirta Isabel Calderín. "Tuvieron que amputar. Ver a mi hermano primero con esa pierna horrible e hinchado de tantos golpes en la cara y el resto del cuerpo fue desgarrador. Y ahora es más doloroso aún ver que perdió la pierna. Estamos desconsolados y rabiosos con la Policía por tanto abuso".

Ignacio Calderín Campos es un extrabajador forestal que se dedica a la cría de pollos, codornices y otros animales para vender.

Según sus hijos, Ignacio y Jorge Calderín Pérez, como suplemento proteico para los animales busca comején en el monte y, precisamente, llevaba consigo en el momento del incidente "dos sacos llenos que están como prueba de qué cosa era la que él estaba haciendo allí. El señor del carretón los vio".

En las malezas de Romerillo, según la Policía, se esconden varios prófugos de la Justicia. El lugar es además frecuentemente utilizado por delincuentes para el sacrificio de ganado robado.

En el operativo la Policía también encontró sacos de carne, al parecer abandonados por los delincuentes en la huida.

"Ahora la Policía no reconoce que se equivocó y quiere enredar a mi papá. Primero quisieron incriminarlo, acusándolo de ser el dueño de los sacos de carne encontrados a casi un kilómetro de donde fue baleado. Pero como no pueden probarlo y hay testigos de que él llevaba dos sacos llenos de comején, ahora lo acusan de 'atentado a la autoridad'".

"Imagínense, dicen que enfrentó a los agentes con piedras y que por eso le dispararon en la pierna. También niegan haberlo golpeado, dicen que los golpes son autoinfligidos. Es increíble, después que lo dejaron magullado por donde quiera, ahora dicen que se lo hizo él mismo. Nunca creí que la Policía fuera capaz de hacer estas cosas", dijo uno de sus hijos.

La familia posee cartas del CDR y vecinos del barrio quienes resaltan que Ignacio Calderín Campos no es un delincuente, sino un hombre trabajador y honrado.

No obstante, este holguinero podría "ser juzgado, en lugar de los jefes de la Policía de San Germán, que fueron los verdaderos infractores de la ley", alertó su familia.


Posts Destacados
Posts Recientes

Contáctanos 

cubanosunidosdepr@gmail.com

 

  • Facebook Long Shadow

© 2015 ARPA Technologies Inc.